My WordPress Blog

Mujer protagonista de viral de «la vistima» denuncia que no se le han pagado derechos de autor

275

Yo la veo que ella se está haciendo la vístima», esa fue la célebre frase que la calerana Elizabeth Ogaz dijo hace unos meses a un matinal comentando la vida que llevaban sus exjefes, el cuestionado expresidente de la ANFP, Sergio Jadue y su esposa, María Inés Facuse.Podría haber pasado inadvertida, pero un atento televidente la grabó y la viralizó, primero sólo como un video más hasta que DJIcho la musicalizó y creó el viral reggaetonero «vístima» que ha sido ampliamente difundido por las redes sociales.

Sin embargo, esta «anécdota» se mantenía al interior de los límites de nuestro país. No hay persona que no diga la palabra «vístima» en alusión al comentario de la señora Elizabeth, sin embargo, esto fue más allá y ha sido nuevamente musicalizado y viralizado, esta vez en Argentina, Bolivia y México.

VERSIÓN Y COREOGRAFÍA

Fue en abril pasado que el argentino Maxi El Verdadero (@maxielverdadero en Instagram) grabó una nueva versión de la canción, esta vez en cumbia y que es la que se ha viralizado en Argentina, Bolivia y México.

Pero esta versión no se difundió por sí sola, sino que además existe una coreografía realizada por un trío mexicano llamado Mexican Flavor Crew, quienes grabaron su propio video que ya tiene miles de visitas en Sudamérica.»Desde Chile llegó a México la ‘vístima’ con el sonido de reggaeton que le hicieron como base, pero dada mi profesión pensé, quizás hay una versión diferente y me encontré con este cantante argentino, con la versión de cumbia y dije ‘esto tengo que grabarlo’ y así fue como nace», relató desde Tijuana en México, Sahel Vera, de 30 años e instructor internacional de zumba.

Issac Leyva, de 22 años e Iván Cabrera, de 18 son los otros coreógrafos que bailan la pegajosa cumbia junto a Sahel, lo que les ha dejado cientos de comentarios positivos.»Yo llevo 10 años subiendo videos a youtube y en esta oportunidad nos tocó esta canción que no pensamos que iba a tener una repercusión tan grande. Varias páginas nos comenzaron a compartir en Argentina, Bolivia, de acá de México y de Chile. Me ha comenzado a seguir mucha gente en redes sociales de esos países y me mandan muchos mensajes muy simpáticos», sostuvo el bailarín.

Respecto de la historia de este viral, Sahel Vera tiene alguna noción, sabe que se trataba de una entrevista, pero no el contexto, tampoco sabe que pasó con la señora Elizabeth, pero tiene un mensaje para ella.»Nosotros lo hicimos con todo el respeto, yo soy bailarín y buscamos plasmar nuestro arte con coreografías y música. En esa ocasión a mí se me hizo una idea muy buena el que hayan sacado una versión diferente.

Si ella lo ve, que sepa que se hizo con todo el respeto del mundo y que se hizo viral antes que nosotros lo subiéramos a las redes», indicó.El grupo estará en Argentina en mayo del 2020 y esperan aprovechar esa oportunidad para poder visitar nuestro país.

«SIGO IGUAL DE POBRE»

En La Calera, en calle J.J.Pérez, ubicada en una banca y con parche curitas en la mano que vende a 100 pesos encontramos a la señora Elizabeth Ogaz. La fría mañana del miércoles, tenía que reunir dinero para pagar algunos servicios básicos y sus remedios.

«He estado muy enferma y acá todo sigue igual, la gente molestándome, han hecho canciones, mi cara está en todos lados, todos ganan, menos yo que no he ganado nada, ahora vine a vender porque tengo que pagar la luz, comprarme remedios y no tengo; yo no he ganado nada, sigo igual de pobre», se quejó.Sabe que su frase y su cara ha recorrido otros países, que se ha hecho un reggaeton y una cumbia e insiste en que la que menos ha ganado es ella.

«La gente dice que yo gané un millón de pesos, ¡dónde! si la que menos ha ganado en todo este cuento he sido yo, ojalá que todos esos que lucran me pongan algo de plata en una cuenta porque acá todos ganan, ellos ganan plata y yo gano burlas y risas en la calle», indicó.Igual como a una celebridad, a la señora Elizabeth la dieron hasta por muerta, dice que la llamaron para un comercial de un detergente, pero por sus problemas de salud no puede viajar ni siquiera a hacerse el tratamiento dental a Viña del Mar.

«Tengo una hernia en la columna, problemas en mis rodillas y más encima me caí, así es que no me puedo mover mucho porque me golpeé las costillas, he tenido que vender todas mis cosas porque tengo que comprarme remedios y hacerme exámenes. Tengo diabetes y sufro de crisis de pánico, ojalá la gente se pusiera una mano en el corazón», sostuvo.

Comentarios
Cargando...