My WordPress Blog

Crecimiento, deuda y gasto público: La evolución y las nuevas proyecciones del Gobierno en medio de los efectos de la crisis

158

«Como cualquier hogar chileno que se enfrenta a una adversidad imprevista, recurriremos a nuestros ahorros y a nuestra capacidad de endeudamiento, aunque conscientes de que ambos elementos tienen límites que no se pueden sobrepasar».

Dijo el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, al momento de anunciar el plan de reactivación económica del Gobierno, el cual contempla un desembolso fiscal de US$5.500 millones para apuntalar la creación de empleo, la inversión y la economía.

Todo, en medio de los negativos efectos de la crisis social en la actividad del país, los que llevaron al Imacec de octubre a caer a su peor nivel (-3,4%) desde julio de 2009. Y que, además, hicieron corregir nuevamente a la baja las proyecciones de crecimiento de la economía, recortando la estimación de este año a 1,4% y la de 2020 a un rango entre 1 y 1,5%. (Ver gráfico al final).

«Esto podemos hacerlo gracias a años de responsabilidad fiscal de todos los gobiernos. El nuevo escenario económico y el financiamiento de esta agenda modifica el compromiso de convergencia de balance estructural vigente que contemplaba una reducción del déficit estructural a razón de 0,2% del PIB por año, hasta llegar a 1% del PIB en 2022», dijo este lunes acompañado de sus pares de Trabajo, Interior y Economía.

Así, Briones recalculó que «para el próximo año, la meta será un déficit estructural de 3% del PIB, el cual se reducirá a razón de 0,5% del PIB por año, llegando a 2% del PIB en 2022». Bajo este nuevo escenario, considerando además el nuevo paquete del Ejecutivo, el ministro proyectó que el gasto público crecerá 9,8% real en 2020 comparado con la Ley de Presupuesto del año 2019.

Dicho crecimiento se trata de la mayor alza desde 2009, en plena crisis subprime, cuando el gasto público se incrementó 16,5%. (Ver gráfico más abajo)

Considerando el mayor déficit fiscal previsto (4,4% del PIB en 2020) y otros compromisos del gobierno, las necesidades de financiamiento para el próximo año se estiman en US$16.576 millones. Cabe recordar que en la Ley de Presupuestos el Congreso ya aprobó una autorización de endeudamiento de hasta U$9.000 millones, de manera que los restantes US$7.576 millones provendrán de los activos del Gobierno, es decir, ahorros acumulados en años anteriores, los que están mayoritariamente denominados en moneda extranjera.

El endeudamiento del Gobierno

De los US$9.000 millones que emitirá de deuda el Gobierno el próximo año, desde Hacienda señalaron que el 40% será en moneda extranjera y el 60% restante, en moneda local (pesos y UF). Con esto, y considerando los ahorros descritos anteriormente, más de US$11 mil millones del financiamiento necesario para el próximo año, corresponderá al uso de activos en moneda extranjera o emisión de deuda en moneda extranjera.

Ante los números, la combinación de deuda y activos como fuente de financiamiento, y los nuevos compromisos en torno a la convergencia del balance estructural, el Gobierno calcula que la deuda pública bruta como porcentaje del PIB se estabilizará en torno a 38% hacia fines de 2024. (Ver gráfico al final).

Respecto a su evolución anual de aquí a esa fecha, los datos deben primero ser revisados por el Consejo Fiscal Asesor para su posterior publicación.

Cabe recalcar que dicho 38% se trata del mayor nivel de la deuda como porcentaje del PIB desde 1990, cuando la cifra alcanzó el 43,3%. Además, se trata de una cifra más de 10 puntos superior a la proyección de 27,2% que se tenía para este año y la cual fue presentada en el último Informe de Finanzas Públicas el 2 de octubre pasado, antes del estallido social.

Comentarios
Cargando...