Ministerio Público advirtió que “ciertos focos de saqueo, zonas de delincuencia más profunda llegaron para quedarse”

177

El director de la Unidad Especializada en Tráfico Ilícito de Estupefacientes y sustancias Sicotrópicas del Ministerio Público, Luis Toledo, encargado de asesorar las investigaciones por drogas de cada región, entró al debate sobre el impacto del estallido social en la persecución penal del crimen organizado.

El tema fue puesto en la agenda por el alcalde de Puente Alto y presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (Achm), Germán Codina, quien señaló que «el narcotráfico hoy está haciendo las de ‘kiko y kako’ en todo el país porque están aprovechándose de una coyuntura social en la que Carabineros está destinando tiempo, esfuerzo y no puede estar trabajando en perseguir a bandas de delincuentes en todo el país».

Sobre el punto, Toledo dijo: “Le diría que en términos francos puede beneficiar, no sé si esté tan claro hoy porque todavía es una realidad muy movible y dinámica, pero esta condición en un nivel de microtráfico de organización urbana sí puede beneficiar estructuras barriales que pueden quedar en manos de personas organizadas”.

Ante la pregunta de cómo ha impactado el día a día de las causas el hecho de que carabineros esté focalizado en el orden público, respondió que “es muy complejo. En lo concreto las investigaciones más importantes siguen siendo investigadas por carabineros pero hay algunas en que han sido redestinados funcionarios, o los mismos funcionarios que tienen que investigar el crimen organizado, la droga, a veces están en las plazas viendo los desmanes o investigando estas situaciones, eso no es correcto. La consecuencia es que se retrasa, al menos, la persecución penal del crimen organizado en materia de drogas”.

Toledo defendió el conocimiento de quienes trabajan en las unidades policiales destinadas a luchar contra la droga, a la vez que apuntó a la necesidad de mejorar la formación.

Ante la consulta de si se necesita una DEA en Chile como lo planteó Codina, Toledo señaló que “ése es un nombre, como la Citco en España, la CIA (…) Le diría que nosotros necesitamos modernizar nuestro sistema interno desde el punto de vista de la efectividad investigativa e incluyo al Ministerio Público, no sólo policial. Necesitamos ir mejorando, entendiendo que el crimen organizado se basa en mercados delictuales que no son caso a caso. Chile es un país unitario, los delincuentes lo saben, y la respuesta debería ser unitaria y no siempre se logra (…) A veces se duplican esfuerzos que es necesario orientar y ordenar”.

“Desde el punto de vista de la Fiscalía, nosotros como observatorio de drogas también se ha dicho que sería bueno una Fiscalía Especializada a nivel nacional. Eso organizaría la posibilidad de investigar ciertos segmentos delictuales que utilizan técnicas complejas, que es necesario utilizar técnicas de la ley de drogas, donde tenga una respuesta el crimen organizado con mayor profundidad y severidad”, acotó.

Toledo también reclamó “como ciudadano” la falta de una política de seguridad. “Lo que echo de menos es una política nacional de seguridad pública que trascienda un gobierno determinado, más allá de los cuatro años porque es tan relevante como la salud (…) Chile puede salir de este inicial crimen organizado que estamos viendo con políticas a largo plazo que exceden los gobiernos determinados”.

Estallido social y narcotráfico

En la entrevista, Toledo aprovechó de aclarar que “no existe ninguna vinculación que nosotros tengamos concreta entre los fenómenos delictuales a contar del 18 de octubre que estén vinculados con el estallido social y el narcotráfico como nosotros lo conocemos, como la Unidad de Drogas lo conoce, es decir, de organizaciones criminales que internan droga hacia Chile que hayan provocado o hayan intentado provocar el caos, por así decirlo, como se planteó en algún momento”.

Hizo una diferencia con lo que ocurre con los microtraficantes diciendo que “ése es otro segmento”. Luego insistió: “a un nivel de organizaciones criminales internacionales que hayan efectivamente intentado provocar o fomentado un caos social en Chile para los fines de proveer más droga en condiciones inestables, la verdad es que no hay ningún antecedente que nosotros podamos hoy esbozar para esos efectos”.

“No hay ninguna conexión que, desde el punto de vista objetivo, podamos señalar hasta el día de hoy. Y creo que igual es importante señalarlo porque además esto es contrario a la dinámica como se ofrece el mercado delictivo en materia de droga. El mercado delictivo intenta penetrar a través de la corrupción una serie de instrumentos y organizaciones que se encuentran establecidas, a nadie le conviene desde el punto de vista del mercado delictivo que exista un caos”, agregó.

“A nivel de microtraficantes es otra cosa”, dijo. “Estamos hablando del tráfico barrial donde se establece una especie de apropiación territorial de ciertas bandas de delincuentes y por eso a nivel de microtráfico o tráfico urbano ha habido, como lo ha dicho el Fiscal Nacional también, una suerte de aprovechamiento en ciertas situaciones donde efectivamente cuando existían saqueos es posible que personas con antecedentes por drogas, pero no que tengan un poder de organización por así decirlo, hayan promovido el saqueo y hecho que esta situación sea más profunda”.

“Lo que pasó y se ha advertido en algunas situaciones, es que en algunas ocasiones se proveyó de logística, camionetas y una serie de implementos que no tenían las bandas habituales de robo pero que sí había una provisión logística de implementos y de personas que estaban cuidando que el saqueo sea completo”. “Sí hubo testimonios en relación con eso, el traslado en camionetas, también había vinculación con armas, todo eso formó parte de investigaciones en distintas unidades por parte de fiscales que están intentando esclarecer esos hechos (…) pero que alguien haya organizado esto desde un punto de vista de organización ilícita para cometer saqueos en alguna parte de Chile, honestamente a nivel macro, eso no está”.

“La delincuencia llegó para quedarse”

Toledo también hizo un análisis de la situación actual del país: “Hay un informe de la policía inglesa que estableció respecto de Chile que uno de los principales problemas que se advierte es el establecimiento, de hacer una cosa común una inestabilidad en los próximos años y eso es peligroso en términos francos”.

“Ciertos focos de saqueo, zonas de delincuencia más profunda llegaron para quedarse lamentablemente y eso establece un reto policial fuerte y en ese sentido, nosotros como fiscalía apoyamos la modernización de carabineros pero también de todas las policías”, agregó. “El hito del 18 de octubre y en los próximos meses y años nos va a concentrar un reto mayor en organización interna”.

Comentarios
Cargando...