Tras cancelación de PSU de Historia: Las distintas fórmulas que utilizarán las Ues para asignar los cupos adicionales

212

Luego que la PSU de Historia, Geografía y Ciencias Sociales no pudiera rendirse este año debido a la filtración de una de sus formas, el Consejo de Rectores determinó que las universidades podrán ofrecer cupos adicionales, de hasta un 5%, en aquellas carreras que ponderen ese test.

La entidad dispuso que sean las propias instituciones las que definan los criterios que usarán para identificar talentos en Historia y asignar esas vacantes especiales. Estableció que deben realizar la convocatoria a más tardar el 4 de marzo y dar los resultados hasta el 12 de ese mes.

Se consultó a diversas universidades adscritas al Sistema Único de Admisión (SUA) sobre qué mecanismo utilizarán para determinar a quiénes entregarán esos cupos.

De las que respondieron, la mayoría considerará las notas de Historia que obtuvieron los alumnos en la enseñanza media, mientras que otras aplicarán una prueba de conocimientos específicos del área.

 

También algunas usarán fórmulas distintas a esos –como tomar en cuenta la PSU de Lenguaje– y otras que, por distintas razones, no entregarán cupos especiales por Historia.

La UC y la U. Adolfo Ibáñez entre las que aplicarán prueba de Historia

Entre las que optaron por aplicar una prueba de Historia para asignar esas vacantes está la Universidad Católica.

El test –que diseña la propia institución en base al temario PSU– lo podrán rendir aquellos estudiantes que queden en lista de espera en seis carreras de la universidad donde ese test tiene una alta ponderación: Licenciatura en Historia, Derecho, Psicología, Trabajo Social, Pedagogía en Educación Básica y Pedagogía en Educación de Párvulos.

El período de inscripción para rendir la prueba es entre el 25 y el 27 de febrero, y ésta se aplicará el 10 de marzo. Los resultados que obtengan los postulantes en ese test se ponderarán con su puntaje en la PSU de Matemática y Lenguaje, las NEM y el ranking.

El vicerrector académico de la UC, Juan Larraín, explicó que «lo que se busca es reconocer a los estudiantes que se han preparado en Historia; entonces tener una prueba que evalúe sus conocimientos nos parece que es lo mejor en esta instancia».

Dijo que optaron por ese método en lugar de considerar las notas ya que «los rendimientos en Historia en enseñanza media son variables entre establecimientos educacionales, entonces nos pareció que era complejo compararlos. Y pensamos que esta prueba que estamos construyendo puede reconocer de mejor forma los desempeños en Historia».

Otro plantel que también permitirá a los postulantes rendir una prueba es la Universidad de Los Lagos. «Con Historia estará la posibilidad de tomarles una prueba a los estudiantes que se vieran afectados», comentó el encargado de Admisión, Alberto Mancilla.

En tanto, la Universidad Adolfo Ibáñez pondrá a disposición las dos alternativas y los alumnos podrán elegir si reemplazan el puntaje de la PSU de Historia por el que obtengan en una prueba especial de esa área, que les tomará la propia universidad; o bien por el promedio de notas de la asignatura de Historia de 3° y 4° medio, el que se trasformará en puntaje según la tabla de conversión del NEM.

Los postulantes deben optar por una de esas alternativas al inicio de la postulación, sin posibilidad de cambio posterior.

Esta vía de admisión especial estará disponible para las carreras de Derecho y Periodismo. Quienes opten por rendir la prueba, pueden hacerlo hasta el 20 de febrero, en la universidad. La prueba medirá los mismos contenidos de la PSU de Historia y considera 80 preguntas con alternativas y una parte de desarrollo, tipo ensayo.

La vicerrectora académica de la UAI, Soledad Arellano, comentó que dicha vía especial está dirigida a aquellos estudiantes «que inicialmente se prepararon para dar la prueba de Historia, que tenían todas sus fichas puestas en esa prueba».

La mayoría considerará las notas de Historia

Varias otras instituciones definieron considerar las notas del ramo de Historia de la enseñanza media como mecanismo para asignar estos cupos adicionales. Una es la Universidad de Talca, que ofrece noventa vacantes de ese tipo en quince carreras, como Administración Pública, Derecho, Arquitectura, Psicología y pedagogías.

Para acceder por esta vía, los alumnos deben haberse inscrito para dar la PSU de Historia y tener un promedio mínimo de 6,6 en la asignatura de Historia durante la enseñanza media.

En este caso, el promedio de notas no se convertirá a puntaje, sino que se usará dicha cifra para generar un ranking, según el cual se asignarán los cupos especiales. Si hay dos promedios iguales de Historia, se usará para dirimir el puntaje de la PSU de Lenguaje.

«Hemos estimado conveniente abrir un proceso de matrícula especial para estudiantes con talento en Historia (…) Si ha tenido más de un 6,6 promedio puede hacer su postulación y nosotros, con mucho gusto, la acogemos», señaló el rector, Álvaro Rojas.

Otra institución que considerará las notas de Historia es la Universidad San Sebastián, que exige contar con un promedio de notas igual o superior a 6,0 en la asignatura en los cuatro años de enseñanza media. Esta admisión especial estará disponible en Derecho y Pedagogía Media en Historia.

En la Universidad Central, en tanto, el requisito para optar a esos cupos es tener un promedio de al menos 5,8 en Historia.

«La trayectoria académica creemos que es un factor relevante a considerar; con un promedio sobre 5,8 consideramos que es un alumno con buen rendimiento», comentó el director de Admisión, Luis Felipe Uribe. Indicó que el criterio para asignar esos cupos será «por el puntaje del NEM de Historia y por orden de llegada hasta llenar las vacantes».

Otro plantel que asignará estos cupos especiales en base a las notas del colegio es la Universidad Finis Terrae, en las carreras de Derecho, Licenciatura en Historia y Licenciatura en Literatura, donde los alumnos podrán reemplazar el puntaje de la PSU de Historia por el promedio de notas en la asignatura en la enseñanza media, según la tabla de conversión del NEM.

La Universidad Mayor también considerará las notas de Historia en carreras como Arquitectura, Derecho, Ingeniería Comercial y Periodismo, transformando el promedio de notas en puntaje utilizando la misma tabla de conversión. Otras fórmulas: Considerar la PSU de Lenguaje y analizar caso a caso Hay otras universidades que no utilizarán ninguno de los mecanismos anteriores.

La Universidad de Santiago, por ejemplo, dispuso cupos especiales en sus 28 carreras que ponderan la PSU de Historia –entre ellas Administración Pública, Arquitectura e Ingeniería Comercial–, a los que podrán acceder quienes estén en lista de espera.

Según explica el rector (s), Jorge Torres, estos postulantes «serán priorizados de acuerdo al puntaje obtenido en la PSU de Lenguaje y Comunicación para la asignación de cupos». Quienes sean admitidos por esta vía de ingreso especial serán informados el 9 de marzo.

En tanto, en la Universidad de Aysén, no utilizarán una fórmula predefinida, sino que la institución «evaluará cada caso que presente esta condición, ya que es el propio estudiante quien debe manifestar sentirse perjudicado».

Explican que «esto es posible, ya que nuestra matrícula es pequeña en comparación con otras casas de estudio, lo que nos permite poder dar respuesta a estas situaciones sin dificultades». Indican que en ese plantel la PSU de Historia sólo se solicita en la carrera de Trabajo Social, «por lo que los casos serán analizados para buscar la mejor estrategia y así apoyar a los estudiantes afectados».

También hay algunas universidades que no tendrán cupos especiales por la cancelación de la PSU de Historia. Por ejemplo en Universidad de O’Higgins señalan que no emplearán esa vía ya que para ellos representa un número muy bajo de estudiantes.

Otra es la Universidad Federico Santa María, debido a que en ninguna de sus carreras piden la PSU de Historia.

Comentarios
Cargando...